VUELVE A LA BANCA.

Walter Saieg y el eterno retorno

Por Jorge Conalbi Anzorena
lunes, 14 de diciembre de 2020 · 00:18

Tras la aplastante victoria de Carolina Basualdo en las elecciones de Despeñaderos, Walter Saieg abandonará la Secretaría de Transporte de la Nación para reasumir como legislador provincial en representación del Departamento Santa María.

Como se recordará, Saieg fue electo legislador en los comicios provinciales del año pasado, pero finalmente pidió licencia en ese cargo para asumir al frente de la Secretaría de Transporte de la Nación, a donde llegó como parte del acuerdo político del senador Carlos Caserio con el presidente Alberto Fernández.

Carolina Basualdo, suplente en el binomio departamental, asumió el lugar vacante en el cuerpo legislativo. Su elección como Intendenta de Despeñaderos genera un problema de difícil resolución, ya que la situación no está contemplada. La Constitución de Córdoba -reformada en 2001- suprimió las cámaras de diputados y senadores provincial y las reemplazó por la Legislatura Unicameral de 70 miembros, de los cuales 44 son electos en la lista “sábana” de distrito único, y los restantes 26 se eligen en cada uno de los departamentos. Si bien se contempla la existencia de un suplente, hasta ahí nomás llega. Con Saieg en la Nación y Basualdo en Despeñaderos, el departamento Santa María ya no tendría representante. El oficialismo interpreta -muy caprichosamente- que el lugar le correspondería al partido y debería asumir el primer candidato no entrante de la lista sábana de Hacemos Por Córdoba. La oposición insinuó -más caprichosamente aún- que la banca es del departamento y si los ganadores no asumen el cargo, debería hacerlo el candidato opositor menor posicionado en la contienda, aunque haya perdido la elección por goleada. Una tercera opción es que no hubiera reemplazo.

Sin embargo, no son las disquisiciones técnico jurídicas las que habrían motivado un nuevo regreso de Saieg, sino las políticas.

Diferencias y semejanzas

Habitualmente esquivo a los periodistas -a menos que se trate de una propia necesidad de comunicación-, y fanático de la espectacularidad, Saieg elige cuidadosamente el momento y lugar para hacer los anuncios sobre su futuro político. Así lo hizo en pleno festejo de su triunfo en las generales del 8 de agosto 2011: no se habían terminado de contar los votos cuando el experimentado cacique del departamento dijo que iría por la intendencia en las elecciones municipales que se realizaron apenas dos meses después, el 2 de octubre de aquel año.

Esta vez, eligió un triunfo ajeno con mucho sabor a propio. Desde hace años Saieg cuida ese bastión a partir de haber contado con el fallecido Juan Carlos Cimadamore entre sus principales espadas en el Departamento. Y acompañó gran parte del ascenso de Carolina Basualdo, lo que le aseguraba un lugar en el podio de la vencedora. Eso sí… si bien en el último año ella cuidó la relación con el schiarettismo representado por Facundo Torres Lima, los votos que Basualdo supo conseguir la liberan de padrinos.

Gran diferencia: años atrás José Manuel de la Sota cimentaba su poder a través de sus hombres de confianza en los departamentos y Saieg administraba los premios y castigos en Santa María. Tras la muerte del exgobernador, Facundo Torres Lima -abanderado del schiarettismo y con lapicera de Ministro de Gobierno en ciernes- salió a disputar el territorio del histórico cacique delasotista. Pero hoy, el panorama provincial y nacional no asigna dueños absolutos a los territorios.

En la carrera por suceder a Juan Schiaretti, las opciones se van reduciendo a Martín Llaryora y Manuel Calvo, con Martín Gil apuntalado por el albertismo. El altagraciense Facundo Torres Lima aún estaría en carrera, pero corre de atrás.

Santa María es arena en disputa. Por eso Saieg ensaya un nuevo retorno. Sabe que tendrá que volver a poner la cara para enfrentar las furias de lealtades no pagadas, que se acrecentaron con su partida a la Nación.

Al palco triunfal de Despeñaderos subieron Torres Lima y Saieg. Volvieron a verse sin siquiera saludarse. Y Schiaretti -vía streaming- no le puso dueño al Departamento y mencionó el trabajo de “Facundo y Walter”.

0%
Satisfacción
21%
Esperanza
52%
Bronca
0%
Tristeza
10%
Incertidumbre
15%
Indiferencia

Comentarios